El éxito te llegó

Eras una chica que estaba sola. Entrarías por aquellas grandes puertas con tu camiseta de huevo frito y tu mochila morada desgastada, a la andanza más larga y difícil que tendrías jamás. Sola. Tal vez te hicieron sentir inferior. Especialmente cuando no seguiste este camino lleno de piedras en linea recta. Perdida, desubicada, asustada. Sola.Sigue leyendo “El éxito te llegó”

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora