Fracasé.

Hoy he tocado fondo. Todo lo que podía salir mal salió así. La vida se encarga de recordarme que no soy el protagonista de la peli, ni tampoco voy a protagonizar uno de esos videos en los que se ve la evolución, de un antes fatídico y un después triunfal.

Hoy he sacado un mal resultado. Puedo pensar, ¿y qué? Volveré a tener otra oportunidad. Me repondré como lo hace todo el mundo. Después de caerse, toca levantarse. Mirarte en el espejo y repetirte que no eres un fraude. Tal vez comentarle esto a alguien que te quiera escuchar, y recibir su consejo sin agachar la cabeza.

Hoy he perdido. Me han derrotado. Me han pasado por encima y eso no se puede remediar. Tengo tanto que mejorar que siento que empiezo de cero. No. De hecho siento que empiezo de -1, ya que la idea de que lo he planteado mal desde el principo me provoca esa sensación de hándicap.

Hoy me siento chafado. Sé lo que hay, porque no soy el protagonista del cuento. Me tumbo sobre la cama mirando al techo e intento reflexionar sobre el porqué.

He comenzado tantas actividades, que me es imposible mejorar en todas ellas. Claro, es eso. ¿Cómo pretendo ser perito de algo que por mucho que practique, se disipa con todo lo demás que hago..? Me engaño a mí mismo cuando creo saber lo que quiero. No hago más que probar cosas nuevas evadiendo la única realidad que es que no logro echar raíces en nada de lo que hago. Y así sigo dando tumbos de hobby en hobby, pero sin ahondar lo suficiente para sentirme que forma parte de mí. El resto de la gente tiene algo en lo que destaca. Te animo, lector, a que hagas esta reflexión. Seguro que hay algo que haces bien. Que te convierte en algo así como un entendido. Pues bien. Yo no tengo nada. Por mucho que lo he buscado. Por mucho que lo he intentado.

Esa manera de sentirte que estás en esta vida para algo. Si tú has experimentado esta sensación, te aplaudo lleno de admiración.

Seguiré buscando, eso sí, cuando me vuelva a levantar.

Gracias por vuestro tiempo.

2 comentarios sobre “Fracasé.

  1. Hola! Si tu eres el protagonista de tu relato, debo sugerirte que de todas las actividades que pretendes realizar solo elige aquellas para las que cuentes capacidades y actitudes. No se puede tapar el sol con una mano y no ver el resto que nos rodea. Nuestro Almafuerte me grabo una de sus frases en mi memoria “No te des por vencido, aun vencido”. Creas en Dios u otra deidad, recuerda aquello de “Lazaro, levántate y anda”. Un cordial saludo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: